ASION CUENTA

Blog oficial de ASION (Asociación de Padres de niños con Cáncer)


Deja un comentario

CARTA A UNOS HÉROES CON CHALECO AZUL

Imagen1

Todos venimos al mundo con una misión. Unos la descubren antes, otros después. A cada uno le es asignada una diferente. Unos deben formar personas en escuelas. Otros, cuidar su salud y salvar sus vidas en los hospitales. Otros tantos, tomar las riendas del país desde el gobierno. Y no olvidemos a los que, desde sus diferentes puestos de trabajo, sacan varias sonrisas a diario. ¿Qué es más importante? Nada. ¿Acaso es alguna de estas labores prescindible?

La vida nos llama a devolverle el favor de tenerla. A cada persona, de una forma, y durante un tiempo concreto.

Sin embargo, lo que haga cada día quedará escrito, será su legado; y, como en una partida de ajedrez en la que cada jugada desencadena en otras tantas y la hace única e irrepetible, podrá cambiar el presente de mucha gente, y con ello, su futuro, su historia.

Caso aparte es el de aquellos individuos que dedican parte de su vida con la única retribución de esa sensación de satisfacción que se llevan cada día de voluntariado, junto al recuerdo de las sonrisas logradas, que no caerán en el olvido como en saco roto no caerán la ilusión y el tiempo dedicados.

Es la historia de grandes personas, de grandes héroes que, en vez de llevar capa, llevan un chaleco azul con un paraguas abierto dibujado, un paraguas contra el cáncer infantil.

Es la historia de ASION, de todos vosotros, que hacéis de las dificultades de los que yo llamo “pequeños grandes héroes”  oportunidades para superarse y para disfrutar su vida como lo que son: niños.

Quiero destacar la frase de Juan Pablo II que reza:

“La solidaridad no es un sentimiento superficial, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común, es decir, el bien de todos y cada uno para que todos seamos realmente responsables de todos.”

Ahora entiendo, si me permitís pensar en voz alta, por qué se hubo de atribuir superpoderes a los héroes de la ficción. Si no se hubiese hecho, a ninguno de los presentes habrían impresionado, pues ¿en qué destacarían, si en un hospital, en una de vuestras fiestas para familias, o en vuestra Gala anual del pasado sábado nada tendrían que hacer al lado de todos vosotros?

Comprendo también ahora el porqué del prefijo super: Porque es necesario para ponerlos por encima de vosotros. Y por qué son de ficción:

Porque, en la realidad, nada es superior a la increíble, loable, imprescindible y emocionante labor que en ASION realizáis.
Por vuestro esfuerzo, por vuestro trabajo, por vuestro empeño en hacer mejores las vidas de los niños enfermos de cáncer y sus familias; por la gran contribución que hacéis a este, nuestro mundo, haciéndolo mejor y siendo ejemplo para nuestra sociedad, gracias y enhorabuena.

Juanjo García Amorós


Deja un comentario

DEPORTE ADAPTADO: Rompiendo límites.

El pasado 2 de Octubre, comenzamos una vez más una temporada de deporte adaptado con muchas ganas de mostrar nuevas formas de disfrutar de la vida a nuestros niños de rehabilitación. Como venimos haciendo desde hace 2 años, al acabar la temporada pasada, los niños que forman el grupo, votan y sugieren deportes que quieren probar y conocer, y este año, aunque ha vuelto a ganar la actividad en piscina, nuestros chicos y chicas querían conocer algo diferente a los deportes habituales; el baile.

Deporte Adaptado

Fue una grata sorpresa para mí que la mitad de los niños y niñas se interesasen por este ámbito, en el cual tenía depositadas ya ideas para ASION gracias a mi experiencia personal en el baile latino y el descubrimiento de escuelas de baile y psicología que habían enfocado la danza a formas de expresión corporal y emocional, aspecto que me parece clave en la recuperación de los niños que atraviesan la enfermedad y deben superar ciertas secuelas.

Desde Octubre hasta Diciembre estaremos con un grupo de niños de rehabilitación, que cada año crece más, practicando baile con música que ellos mismo elegirán, aprovechando esta disciplina para fomentar su expresión emocional y mejorar aspectos físicos de gran importancia, como el equilibrio, la coordinación y la postura.

La idea es que mejoramos tanto dichas cualidades como…¡bailar encima de un escenario! Un gran reto, emocionante y en el que todos los profesionales y voluntarios implicados tenemos mucha ilusión.

Somos conscientes de que muchos niños no quieren actuar y bailar delante de la gente. Pero, precisamente ese último punto, es lo que da sentido a este programa; romper los límites. Límites internos como el miedo, límites externos como una secuela física.

Estas actividades tienen sentido desde el momento en que Nacho Clemente y yo hace unos años vemos la oportunidad de aprovechar los medios que nos daba el deporte para acercar a los niños retos que les hiciesen crecer partiendo precisamente de la aceptación de dichos límites.

Waterpolo 004 (1)

El mundo, aunque cada vez menos, está hecho para la normalidad y no tanto para la normalización. Así encontramos la situación de niños que teníamos en terapia que eran rechazados en clubes deportivos o desplazados en actividades de educación física debido a sus secuelas. Y nosotros desde ASION, imitando a José Mourinho nos preguntamos, ¿”Pur” qué?

Con trabajo, esfuerzo y planificación, abordamos las actividades deportivas más atractivas e interesantes desde el punto de vista rehabilitador y analizamos cómo adaptar el deporte al niño y el niño al deporte.

Espacios, materiales y voluntarios; todos son el mejor aliado para hacer que el deporte se transforme para estos niños de un aspecto frustrante y lejano, en algo motivador y cercano, dejar de ver el castigo que suponía para ellos practicar un deporte, para disfrutar de los premios que ofrece.

Mi experiencia en este programa es gratificante y favorecedora. A título personal, el deporte ha sido parte de mí, un medio con el que aprendí que en la vida, las excusas y los temores los ponemos nosotros, que siempre se puede buscar una herramienta que nos permita afrontar los problemas. Potenciar las virtudes que tenemos y aceptar las barreras o defectos que presentamos, siendo sobre todo tan difícil esto segundo, es la manera de encontrar lo que realmente somos, nuestra mejor versión. Porque pensamos muchas veces que la vida se basa en buscar nuestro sitio, cuando quizá lo más importante sea crear la persona que queremos ser y la vida que buscamos tener.

Baloncesto

En definitiva, orgulloso de formar parte de un programa tan constructivo para estos pequeños héroes que seguro agradecen experiencias como estas cuando madure en ellos el sentimiento de independencia y de afrontar la vida, recibiendo sus golpes con entereza y disfrutando sus caricias también al máximo, aspecto que por desdicha han tenido que aprender demasiado pronto.

Gracias a todos los que lo hacéis posible,

Borja Recuenco Cayuela 

Fisioterapeuta de ASION


Deja un comentario

¡Nosotros también fuimos al campa!

Hoy son Caroline y Alvaro de 16 años, los que nos cuentan cómo fue su experiencia la semana que pasaron en el Campamento de Adolescentes de Valdemorillo el pasado mes de Julio.

Hola soy Caroline y bueno, quería hablar sobre la semana que pase en Valdemorillo.

La verdad estuvo genial. Ya que conocí a personas que habían pasado por lo mismo que yo, y pude coincidir con otros a los cuales les tengo mucho aprecio.

He podido disfrutar al máximo de todas y cada una de las actividades, tanto dentro como fuera de la casa.

Me ha encantado ya que me he distraído, he podido soltarme y estar a gusto. Y sobre todo, me lo he pasado super bien.

Los monitores son increíbles, graciosos, amables y sobre todo simpáticos.

Han hecho que esos siete días sean sin duda, unos de los mejores días que he tenido este verano.

Muchas gracias porque sin saberlo me habéis ayudado en cosas que eran importantes para mí.

Espero volver a repetir está gran experiencia, o parecidas.

11108515_836572109712339_8148975565319875000_n

Hola, soy Álvaro. La verdad es que me lo pase genial, desde el primer momento que entré por esa puerta negra donde empieza una experiencia maravillosa.

Aunque haya estado el año pasado, nunca es igual, ya sea Valdemorillo, piragüismo con hermanos o la actividad que sea. Me encantó conocer a gente nueva, y no solo saber cómo se llaman, si no, establecer una relación con personas,  que nunca te habrías imaginado conocer.

Lo  que más me gusta es, ayudar a chic@s que están pasando por lo que yo pasé, y, aprender de gente que pasó lo mío. Tal vez sea un ciclo de aprendizaje y enseñanza en un entorno en el que desconectas, la finca se reduce a lo que tenemos como universo, donde te olvidas que hay mundo fuera, y las horas se hacen como si fueran segundos.

Haber conocido a trabajadores de distintas empresas importantes como Google, haber escalado; sintiendo que aunque no puedas más, tienes que seguir escalando para llegar a la cima. Hacer bromas con los monitores (aunque más que simples monitores, los consideras amigos). Y estar en la piscina jugando con una simple pelota con gente con la que te identificas, ya te hace feliz.

Por todo esto y más, que es casi imposible describirlo, siendo una experiencia inolvidable.

Solo me queda decir, que ya estoy esperando al próximo año para repetir, y seguir conociendo gente y compartiendo experiencias.

Gracias ASION.

11060028_832813376754879_2571241043636524454_n

¡¡Gracias a vosotros chicos!!


Deja un comentario

Un campamento muy especial

Daniel, de 13 años, nos cuenta cómo vivió el campamento organizado por la asociación el pasado mes de julio.

Hola, me llamo Daniel. Este año es la primera vez que voy al campamento de Valdemorillo con ASION y la verdad es que me ha encantado. Al principio no estaba seguro de si quería ir porque no conocía a nadie, pero en estos campamentos conoces a muchos chicos y monitores y te diviertes mucho que es lo que importa.

                    10404378_832813380088212_8824924882831338784_n

Los monitores son todos unas grandes personas y se han portado muy bien con nosotros y son divertidos ya que nos han hecho reír muchas veces y nos han ayudado mucho. También quiero mencionar a las enfermeras que han estado en el campamento porque han estado genial y nos han ayudado siempre y también me ha gustado la simpatía de todos los monitores.

La estancia allí está bien, aunque tendrían que poner más ventiladores porque hace mucho calor, pero por lo demás está todo bien y estoy muy contento.

Este campamento ha sido una gran experiencia para mí porque he 11742640_836572116379005_4995756143088979341_n (1)conocido a muchas personas y he hecho muchos amigos. También hemos hecho muchas actividades nuevas y divertidas como la escalada, el piragüismo, etc. Jejej.

Yo creo que esta experiencia nos ha aportado algo a nivel emocional y de salud porque este campamento nos hace que nos olvidemos de todo lo malo y de nuestra enfermedad ya que nos hacen reír y divertirnos. A mí me parece estupendo que se hagan estos campamentos porque nos ayuda mucho tanto a nivel emocional como en nuestra enfermedad. Quiero darle las gracias a la asociación de ASION porque hacen una gran labor. Y además nos ayudan a todos tanto a los padres como a los niños/as.

Y… bueno ya no tengo más que decir, que estoy encantado de que haya podido ir, que me lo he pasado genial y muchas gracias a ASION por hacer estos campamentos. Y si pudieran ser más días la estancia en el campamento pues mejor. Jejejejej. Muchas gracias


Deja un comentario

Mi experiencia asistiendo al curso de Psicooncología Pediátrica

Verónica Eslava, coordinadora del Departamento Psicoeducativo de ASION, dirige y coordina este curso de especialización en Psicooncología Pediátrica dirigido a profesionales interesados en formarse en el área.  Este curso es avalado por ASION y por otras asociaciones y entidades de reconocido prestigio.  

A continuación, Toñi nos cuenta su experiencia tras haber sido alumna de la Primera Promoción:

22581_1418018635168330_5066904856439201262_n“Este curso ha sido un gran regalo desde el primer momento hasta el último. Ha sido intenso, emotivo, completo, práctico, útil y sobre todo real, porque hemos podido escuchar en primera persona, no sólo a los profesionales que trabajan día tras día en este campo, si no que se ha marcado la diferencia contando con los protagonistas indiscutibles por el que se creó… este curso: niños y adolescentes oncológicos, familias, hermanos, y todos aquellas personas implicadas en un proceso tan complejo e importante. Escuchar en voz de los afectados, lo que difícilmente puede encontrarse en otros cursos o en los libros, dota a este curso de un valor increíble que lo hace único. Los asistentes, nos han transmitido de una manera cercana y amena su trayectoria y experiencias reflejando de una manera clara y privilegiada, cómo viveron o viven sus propios procesos, o cómo es su día a día laboral.

A diferencia de otros cursos en los que he estado, éste ha sido especial ,porque ha sido muy cercano; en él se ha reído, se ha llorado y se ha dejado ser tal y como cada cual ha necesitado ser. A nivel de contenidos me han parecido muy cuidados sus ponentes, ya que ha sido muy práctico al contar con personas que conforman un gran número de los profesionales que trabajan actual y directamente en este terreno. Eso para mí ha sido fundamental para evidenciar la diferencia, porque los contenidos han sido muy útiles, actualizados y no sólo teóricos sino ampliamente prácticos.

mano

Un regalo en cada módulo, en los profesionales y adolescentes y familiares que acudieron, en las compañeras que compartieron estos meses con todo lo que también transmitieron y de las que tanto aprendí. Y muy especialmente a su coordinadora Verónica Eslava, gracias por emprender una formación tan diferente, novedosa y muy muy necesaria.

Gracias por este regalo.2015-21-8--10-22-55 ¡Mucho éxito en la Segunda Promoción, que será otro gran regalo para quienes tengan la suerte de disfrutarlo! “


Deja un comentario

BankiaxASION: Diez corredores unidos por un objetivo.

Una semana antes del día 26 de abril, las previsiones ya auguraban que ese domingo iba a llover. Lo que desconocíamos era que iba a ser el único día lluvioso en tres meses. ¡Mala suerte!, pero estábamos preparados para correr con lluvia, viento, granizo, nieve o cualquier otro fenómeno extraño. No nos habíamos estado preparando una carrera de 42,195 kilómetros para que un estúpido contratiempo nos fuera a fastidiar. Nos daba lo mismo el tiempo que hiciera, nos era absolutamente indiferente, una anécdota más para añadir al relato épico de una prueba solo apta para hombres muy hombres y mujeres atrevidas;  nos preocupaba más el estado de nuestros cuerpos, lo que debíamos comer los últimos días antes de la carrera y si debíamos reducir o no el tiempo de entrenamiento.

IMG_4811

Durante toda la semana el que no se quejaba de las rodillas, tenía un dolor en la cadera, los gemelos rígidos o le dolían los pies. Somatizábamos cualquier contratiempo ya fuera el frío, el calor, el cansancio, los nervios, cualquier motivo era bueno para justificar un posible fracaso. Por los comentarios que hacíamos era como si un ejército de lisiados se hubiera propuesto un objetivo tan difícil de cumplir como un programa electoral.

Equipados con miles de excusas y una camiseta, un pulsómetro, un brazalete para la música en el móvil, por si acaso, geles energéticos, el reloj cuenta kilómetros, las zapatillas con amortiguación para proteger las articulaciones, crema para evitar rozaduras, gafas de sol (¡ja!) y con mucha, mucha ilusión, quedamos a las 8,15 del domingo 26 de abril en la cafetería del Círculo de Bellas Artes a tomar un café, perpetrar algún retrato para el álbum familiar y eliminar los restos de la copiosa hidratación que aconsejan todos los manuales del buen maratoniano.

Parece una tontería pero disponer media hora antes de la carrera de una silla, un café y un aseo marca una diferencia sustancial respecto de otras carreras y si no que se lo pregunte a alguno de los compañeros que habían participado en el maratón de Nueva York. Allí te levantan a las cuatro de la mañana, a las siete te transportan a un parque al otro lado del puente que une Brooklyn con Staten Island, donde a los pocos minutos la hierba, la tierra y el rocío de la mañana se mudan en un lodazal, en un campo de refugiados de una guerra inexistente, con dos bandos, los que disponen de una manta para evitar el frío de la madrugada y los parias que ante la falta de previsión van mendigado alguna prenda de abrigo que los cresos abandonan cuando les llega el turno. Ni que decir tiene que, nuestros compañeros, gracias a sus acreditadas marcas, salían en último lugar tras tres horas de espera en el Gateway National Recreation Area. Por eso estar confortablemente en una cafetería del centro de Madrid hasta diez minutos antes de la salida, era un lujo, llovía sí, pero un lujo.

A las nueve en punto dieron la salida y un grito de júbilo estalló ante la diosa Cibeles y esta vez no porque el Madrid hubiera ganado la liga, la copa del Rey, ni siquiera la Champion a pesar de haber derrotado de nuevo al Atlético de Madrid. No, era el grito unánime de los 15.000 corredores, al estilo maorí, para darse ánimos, conjurar el fantasma de la decepción y celebrar haber llegado a una prueba en la que muchos son los llamados pero poco los elegidos y no es por presumir (que también) pero que exige preparación, esfuerzo, disciplina, pero sobre todo afán de autoafirmación. Si además lo hacíamos para recaudar fondos por y para una buena causa, la coartada había sido perfecta.

IMG_6977

Durante la primera parte de la prueba tocaba subir por el paseo de la Castellana hasta las torres que alguien bautizó, espero que no fuera Zapata, como la bolera de Bin Laden, enfrente de lo que no se sabe si terminara siendo, o no,  la operación Chamartín. Estos primeros kilómetros sirven para ir desentumeciendo los músculos, bromear con los compañeros, hacernos unos “selfies” animar y animarnos,
avisar a los demás para que eviten –especialmente ese día- caer en alguna de las balsas que forman la lluvia y el buen estado del pavimento. Si eres buen observador, si eres malo casi seguro también, descubres detalles insólitos como individuos corriendo descalzos, imitando a los indios tarahumaras, o mejor, en chancletas hawaianas desafiando a Nike, Adidas o Asics.

Para resaltar el nombre de la carrera, el Rock & Roll Madrid Maratón 2015, nada mejor que situar cada pocos kilómetros bandas de música compuesta por gente desganada, aburrida, inapetente y no es para menos cuando su público, más que escucharles, huye.

Y los kilómetros pasan, las primeras molestias hacen acto de presencia. No hay problema, unas chicas y unos chicos en patines y armados con esprays de réflex se acercan y te pulverizan en el músculo dolorido o en el de al lado, porque es imposible, unos corriendo y otros en patines, precisar dónde va a caer el líquido milagroso. Un corredor pidió que le rociaran en una pierna, cubierta por una malla infranqueable del equipo Kalenji.

Cada pocos kilómetros un respiro, en los puestos de avituallamiento la organización había dispuesto voluntarios para dar de beber al sediento, dar de comer al hambriento, dar posada al necesitado, vestir al desnudo….umm me temo que me he equivocado de libro. Como resultado decenas de botellas medio llenas alfombran el suelo y hay que estar ojo avizor para no pisarlas y tener que abandonar la carrera antes de tiempo.

En el kilómetro 20 se parte la carrera en dos, los que van a completar “línea” que son los del medio maratón y los que seguimos para “bingo” o sea el maratón. Los que ya ven la meta al alcance de sus zapatillas animan a los que aún les queda la otra mitad.

Las carreras populares de 10 kilómetros por Madrid se ajustan casi siempre al mismo trazado: Retiro-Castellana-Plaza Castilla- Príncipe de Vergara-Retiro, incluso el medio maratón no tiene apenas variaciones en el recorrido. El maratón, a partir del km 20, transcurre por el Madrid más turístico, Puerta del Sol, Palacio Real, Parque del Oeste hasta llegar a la Casa de Campo, donde se afronta el famoso muro, el más temido por los corredores, el km. 30.

Muchos hablan de este instante como decisivo, te juegas el ser o no ser, el acabar o no acabar la carrera y hay quién no supera esta barrera, yo no conozco a ninguno que haya tenido que abandonar precisamente en este punto luego igual es un mito, uno más para acobardar a los neófitos. Supongo que si intentas darlo todo el principio cuando llegas al km. 30 tus fuerzas te pueden abandonar pero si no arriesgas mucho, el 30 es tan duro como los kilómetros anteriores.

Apenas quedan 12 km para terminar y el cansancio es evidente. La gente ya no habla, las bromas se minimizan, la mente concentrada en una sola tarea, continuar corriendo y que los kilómetros vayan cayendo. Hasta este momento uno va contando la distancia que lleva, ahora te fijas en la que te falta para terminar. Hay que llegar al “muro” con reserva de fuerzas físicas y mentales para afrontar el resto de la carrera con garantías. Una máxima entre los corredores dice que, en un maratón, 30 km se corren con las piernas, los 10 siguientes con la cabeza, los últimos 2 con el corazón y los 195 metros con lágrimas en los ojos.

A estas alturas el maratón ya no es un conjunto compacto de corredores como al principio sino  cuadrillas de corredores desgajadas unas de otras, con caras desencajadas preguntándose qué hacen ahí, anhelando una cerveza y exprimiendo las pocas fuerzas restantes para alcanzar la meta.

La parte final es la más dura, quien conozca Madrid bien, sabe que, si pasas por la Casa de Campo y acabas en el Retiro, por mucho que quieran (los organizadores) suavizar la carrera, las cuestas son inevitables. La alternativa si no vas sobrado es hacerlas andando y aunque no es muy ortodoxo, mejor eso que echar el bofe.

La lluvia con su monótona presencia es la protagonista del último tramo del recorrido lo que nos impidió ver a un grupo de ASION que se había apostado en Ortega y Gasset con Príncipe de Vergara para alentarnos.IMG_4810

A medida que el Retiro se aproxima, y a pesar del agua que caía, la animación de los espectadores va en aumento. Gritos de venga, que esto está hecho, no os queda nada, la meta está a la vuelta de la esquina y mi preferido: el dolor dura un rato, el orgullo es para siempre.

Cuando entras en el Paseo de Coches ya sabes que el sueño está a punto de lograrse, aunque como cada uno de los patrocinadores ha dispuesto un arco inflable con su publicidad no aciertas a saber cuál de ellos es el bueno, el que señala que por fin que has llegado. Cuando lo confirmas se desatan tus emociones y te invade un amor a la humanidad que te pondrías a soltar besos y abrazos indiscriminadamente.

El maratón ha acabado y todos muy satisfechos por el logro conseguido, pero no olvidamos que esa carrera empezó meses atrás y se cimentó en cada uno de los entrenamientos diarios que costaban sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas (bah, ya será menos). Sin esa preparación es prácticamente imposible completar los 42,195 km. Y sí, será menos, porque la verdadera lucha y el verdadero esfuerzo es el que inició ASION hace 25 años para dar apoyo a las familias de esos verdaderos héroes que son los niños con cáncer y su combate diario para salir adelante.

Desde aquí os decimos adelante, unidos lo conseguiremos:

Jaime González Lasso de la Vega, Juan Pablo Hernández de la Merced, Paul Van Panhuys, Francisco Javier Vico, Francisco Javier Serrano, Manuel González Vallejo, Antonio Pérez Labarta, Augusto Caro Herrera, Alvaro Martín Sauto y Sebastián Redondo.


Deja un comentario

Trabajadores de Merck y la Fundación Salud hacen voluntariado con ASION

“¿Es muy duro?”. El miedo a lo que nos podíamos encontrarfue un sentimiento constante entre los voluntarios de Merck y la Fundación Salud 2000 que participamos en las acciones de la Fiesta de la Primavera de ASION en las plantas de Oncología de los hospitales madrileños. Para muchos de nosotros era nuestra primera experiencia en una acción así. El cáncer es una enfermedad dura, y más cuando golpea a los más pequeños, y no sabíamos que nos íbamos a encontrar.

Sin embargo, quienes preguntaban a sus compañeros que ya habían asistido encontraban siempre la misma respuesta: “En absoluto, todo lo contrario. Esos chavales te dan fuerza”. Aunque sean pacientes, y con independencia del tiempo de evolución que lleven, no dejan de ser niños. Les ha tocado luchar contra un enemigo duro, y lo hacen con estoicismo y con esa inocencia que la mayoría de los adultos perdimos hace años.Voluntariado Merck

Los voluntarios de ASION acuden regularmente a las plantas de Oncología de nuestros hospitales para ayudar a estos niños a llevar su día a día como lo que son: niños. Y es un honor poder ayudarles de cualquier forma. Meriendas, trucos de magia, lectura a propósito del Día del Libro… cualquier acción en ese sentido proporciona a los más pequeños unas horas de entretenimiento y les hace convivir con el resto de sus compañeros de planta, aliados incondicionales en su lucha contra el cáncer.

Además, cuando uno está allí con ellos se da cuenta de que estas acciones tienen un objetivo colateral muy importante: los familiares del niño, que reciben un duro golpe con el diagnóstico de la enfermedad. En el tiempo en el que los voluntarios de ASION se encuentran con sus hijos, sobrinos, primos… estos familiares se convierten en un niño más, que disfruta con la lectura y los juegos de cartas, pero, sobre todo, que descansa durante unas horas viendo al pequeño disfrutar.

Por eso estas acciones de voluntariado son tan importantes. Todos encuentran algo positivo en ellas: voluntarios, pacientes, personal sanitario que acompaña a los niños en su día a día, familiares… De hecho, al salir del hospital, te das cuenta de lo que entre todos hemos hecho por esos pequeños luchadores, pero más aún de lo que ellos han hecho por ti: demostrarte que hasta las situaciones más complicadas hay que encararlas con la mejor de las sonrisas, la de un niño.