ASION CUENTA

Blog oficial de ASION (Asociación de Padres de niños con Cáncer)


Deja un comentario

Llegó el día de despedirme de ASION…

El día de marcharme de ASION, que veía tan lejos ha llegado. Con una mezcla de ilusión, pena, añoranza y alegría os cuento mi paso por esta linda asociación. 

image003

Han sido tres años y pico como profesional aquí dentro y 10 en total contando mis años de voluntariado.Me gusta, porque me ha dado tiempo de compartir con cada uno de los miembros de la asociación alguna cosilla.

Recuerdo cuando vi el anuncio del voluntariado en el 20 minutos, ahí me puse a buscar en Internet y encontré ASION y ¿a que no sabéis la primera persona que conocí? a Raquel. Me habló de todo y al final me menciono los campamentos. Yo me quede con eso y dije “Yo quiero ir”. Y qué bien que me escuchara. Al poco tiempo, estaba yéndome con los niños a Málaga. Estuvo muy bien y allí conocí a dos personajillos más; Edu e Iván, los cuales me hablaron del campa de adolescentes, y les dije “Ehh, yo quiero ir”, y así conocí a Verónica Eslava .Desde ahí fue un tobogán lleno de sensaciones y cosas increíbles. Algo me vio Verónica que aposto por mí, me propuso para ir a Guayaquil y convenció a Hortensia que el chico con piercing, alguna rastilla y pintillas era el idóneo. Hortensia confió y para allá que partí.

Allí fue mi consolidación. Con un trabajo bonito, duro y laborioso. Codo con codo con Hortensia y Manuela. Pusimos en marcha la atención psicológica para las familias y actividades de Ocio entre otras cosas. Primero por mi parte y después formando a una psicóloga ecuatoriana que se quedaría como responsable.Todo esto, dentro del proyecto de abrir la Unidad Oncológica Publica en Guayaquil.

Una experiencia de las que se te quedan grabadas en el cuerpo.Cuando escucho Ecuador, aún se me pone una sonrisa en la cara y un gusanillo en la tripa. 

Al volver retomé mi vida, hasta que un verano, en la playa tranquilo, me llamó Manuela diciéndome que había una posibilidad de un proyecto con Fundación Vodafone. Nos pusimos manos a la obra de nuevo y con la intervención de muchos trabajando en equipo, salió ese proyecto que me metió en ASION. Desde ahí, ha sido una escalera hacia arriba sin parar, haciendo distintos proyectos.

Empecé haciendo las terapias asistidas por animales con mi gran compañera de viaje Kira. Nos introdujimos en las sesiones de psicoterapia, fisioterapia y rehabilitación innovando, aprendiendo, creando, y obteniendo resultados muy beneficiosos para los niños y las familias.

A la par, empecé con la rehabilitación cognitiva. Haciendo las sesiones grupales e individuales y al poco tiempo empezó el deporte adaptado donde pudimos hacer y experimentar diferentes actividades. Un programa que era mi ojito derecho, ya que el deporte es una base de mi vida. Y poder compartirlo y que fuera útil para los niños y las familias era una satisfacción plena.

En paralelo iba haciendo psicoterapia individual y de grupo, con las familias que lo necesitaban. En este área, pude descubrir la potencialidad del ser humano de salir de los conflictos y problemas. Fue y es, toda una lección de vida.

No me puedo olvidar de la atención en hospitales, conociendo de cerca la enfermedad.

Todo esto, me ha dado la oportunidad de desarrollarme y aprender como profesional y persona.

Después de resumiros todo esto, me gustaría hacer unos agradecimientos especiales. Porque, sin todo lo que he vivido, aprendido, equivocado, experimentado, no sería la misma persona ni profesional hoy.

Lo primero, gracias a Verónica, que confió en mi, que aposto por mi, cuando yo ni siquiera me imaginaba donde me metía. Por dedicarme tiempo y paciencia para enseñarme y todo de una forma muy humana. ASION, tiene suerte de contar con una profesional como ella.

Después a Hortensia, que ella si que le hecho horas, antes de irme a Guayaquil y durante. Y por dejarme participar en un proyecto, que se que es muy importante para vosotros. He aprendido de una de las creadoras de la psico-oncología y encima fue mi tutora. Gracias por los conocimientos, tiempo y amor que me has dado, me ha ayudado mucho a ser quien soy hoy.

Para continuar con Manuela, aunque con ella no he trabajado tanto a nivel profesional, se que ha estado apostando por mi detrás de muchas decisiones. Y eso, es lo que me ha servido para crecer como profesional .Gracias por ese apoyo que me ha hecho evolucionar, madurar y ser lo que hoy soy. Gracias por la confianza, por el espacio que me has dado dentro de la asociación y por el amor recibido. También por pensar en mi, para presentar ese proyecto de Vodafone, que fue lo que me catapulto para entrar en ASION.

Paola, gracias por todo ese tiempo que me dedicaste a enseñarme algo que para mi era casi-nuevo, por las horas y por traspasarme todo ese conocimiento. Trabajando contigo he aprendido mucho sobre la Neurociencia, rehabilitación, etc y has despertado en mí un campo por descubrir.

Gracias a mis compis, por vuestra disposición, por vuestra ayuda cuando lo he necesitado y sobre todo, por vuestro buen trato. Eso hace, que estar en equipo sea cómodo, agradable y motiva a trabajar.

Ha sido un verdadero placer trabajar a vuestro lado y espero no perderos el contacto.

A la junta directiva, con la que he pasado unos muy buenos ratos cuando era voluntario en la tómbola y otras actividades, también quiero agradecer vuestro apoyo. Que aunque no tengamos tanto trato en el día a día, cuando venís a la asociación se nota vuestra disposición a interesaros de cómo estamos y tener un vínculo. Yo siento que muchas veces no he podido corresponder por lo atareado que estamos. Pero me quedo con los buenos momentos de fuera de la oficina donde podemos relacionarnos más relajadamente.

Gracias también por vuestro apoyo, que si vosotros hubieras decidido otras cosa, yo no hubiera estado aquí trabajando.

Y por último y no menos importante, un enorme GRACIAS a las familias que me han dado su confianza y han compartido una parte intima muy importante de ellos, para solucionar sus conflictos. Especialmente, agradezco a los padres que me han dejado por un rato a sus hijos a solas. Con el ejercicio de confianza que supone.

Es un adiós en una relación continua aquí en la oficia, de esta etapa tan intensa de 3 años y pico. Pero no un adiós para siempre. Deseo y pondré energías en seguir trabajando y colaborando con ASION.

Y para acabar, quiero repetir, que sin vuestro tiempo que me habéis dedicado, vuestro apoyo, vuestra confianza, vuestros conocimientos y vuestro amor de forma continua durante estos años. No hubiera llegado a ser el profesional que soy hoy en día, ni tampoco la persona.

Así que mis gracias se me quedan cortas.

Me llevo una parte de cada una de vosotr@s.

¡!Un abrazo fuerte,  mil besos y lametones de Kira!!


Deja un comentario

El bautizo de Hugo; una oda al optimismo.

Este es el texto que el papá de Hugo, un pequeño que ha superado una leucemia después de un tiempo de duros tratamientos y de pasar por un trasplante de médula gracias a un donante muy especial su hermano Sergio, escribió para un momento muy importante en la vida de su familia. Gracias por dejarnos compartirlo: 

  Featured image

Hoy es un día especial, porque bautizamos a un niño especial, Hugo. Por eso se me ocurrió la idea de escribir y, si me lo permitís, leeros algo. Esa idea inmediatamente me llevo a pensar en el libro de nuestra amiga Mónica Esgueva, “Cuando sea feliz”, la llamé y  se lo comente, le pedí permiso para leeros unos párrafos de su libro, no solo me dio permiso sino que se sintió emocionada al acordarme de ella para el bautizo de Hugo, según hablamos la plantee ya que nos conoces y eres la autora del libro, quien mejor que tu para elegir los párrafos, dicho y hecho, la selección fue esta, espero os guste, os haga reflexionar y para vosotros, mis cuatro pilares Mercedes, Javier, Sergio y Hugo os sirva de pequeño homenaje:

“¿Quien no se ha topado alguna vez con compañeros que llegan a la oficina con una sonrisa aunque sea lunes y haga un día de perros? ¿O con el panadero que nos saluda jovial mientras nos tiende la barra de pan? ¿O el vecino que siempre parece estar de buen humor sin que adivinemos muy bien por qué? Los optimistas suelen emplear enfoques sanos cuando se enfrentan a un problema. En otras palabras, lo hace de manera activa en vez de permitir que un simple contratiempo se convierta en un huracán que trastoque toda su vida. Tienden a confiar en que encontrarán una solución y suelen adoptar una visión positiva ante cualquier situación.

Cuantas veces he escuchado: “Claro que tú puedes permitirte ser optimista, pero si tuvieras los problemas y responsabilidades que tengo yo, seria otra historia”. El optimismo es fundamentalmente una cuestión de actitud. En todas las culturas existen proverbios que nos recuerdan que el vaso se puede ver medio lleno o medio vacío. El poeta americano Walt Whitman escribía: “No veo ni una sola imperfección en todo el Universo”. ¿Cuántas ves tú?

A cada momento podemos encontrar poderosas razones para ver la vida teñida de rosa, y seguro que otras muchas para percibirla totalmente gris. Sólo depende de nosotros y de la elección que tomemos. Bismarck decía que la vida es como estar en el dentista, uno piensa que lo peor está por llegar y, sin embargo, ya ha pasado.

El optimismo constituye un acicate imprescindible para la construcción de esos sueños. Aquellos que nos empujan a seguir sendas desconocidas nos estimulan y nos hacen superarnos. Sin ellos caminamos como autómatas, llevando una vida desprovista de poesía y alegría. Los grandes soñadores como Martín Luther King o Nelson Mandela nos muestran que debemos creer en nuestras visiones de juventud, o al menos mantener esa imaginación y positivismo de entonces, cuando la palabra imposible no existía en nuestro vocabulario. Hemos de poner nuestros talentos, brío y ánimo al servicio de nuestros ideales. Para ello hay que mantener la convicción y la fe de que aquello a lo que aspiramos es perfectamente realizable a pesar de las criticas, los obstáculos y las contrariedades que puedan aparecer. Nuestra confianza ha de ser infinita, y nuestro optimismo a prueba de bomba. Solo así podremos convertirnos en los arquitectos de nuestras ambiciones, y en última instancia, de nuestra propia felicidad.

Podemos pagar a otros para que limpien nuestra casa, nos hagan la declaración de la renta, nos enseñen inglés o nos operen. Podemos permitirnos un buen masaje, incluso sexo o un viaje psicodélico con drogas para conseguir un atisbo de ese éxtasis que se nos antoja resbaladizo en la vida diaria. Podemos conspirar y manipular para prosperar en la empresa y acceder a puestos de poder con el fin de que nos obedezcan.

Pero nadie puede hacernos felices,

porque ese es un estado que ni se compra ni se alcanza a través de los demás. 

2015-05-3--16-48-15

Todo esto viene, porque Hugo, aun siendo un bebe y con todo lo que ha vivido a su corta edad nos ha dado una lección de optimismo y felicidad, lección que deberíamos aprender los aquí presentes.

No me gustaría despedirme sin daros las gracias de todo corazón por el apoyo recibido en estos meses tan duros, muy especialmente a ti Mercedes, compañera de viaje, por ser esa pedazo madraza, esposa y ante todo persona que eres, te quiero, a ti Javier por haber afrontado y haberte hecho cargo de la casa todos los meses de hospital, y a Sergio, a ti Sergio, que decir, sin ti no podríamos estar celebrando este bautizo, gracias a tu médula tu hermano esta como le vemos, hecho un campeón, y gracias también por esa madurez que has demostrado.

Un beso de todo corazón y GRACIAS, MUCHAS GRACIAS.